Tags

, , , , , , , , , , ,

Reseña: Islandia, revolución bajo el volcán de Xavier Moret (Ed. Alba, 2011)

Portada con la bandera de Islandia, editorial Alba.

¿Qué sabemos de Islandia? Un país situado cerca del Polo Norte donde hace mucho frío y de donde es la cantante Björn. ¿A que sí?. Así era hasta que una crisis económica y la paralización de todo el espacio aéreo europeo provocada por un volcán situó dicho país en nuestro mapa.

Y es que Islandia, con tan solo poco más de 320.000 habitantes, era un país en el que tradicionalmente no pasaba nada y nunca aparecía en los noticiarios. Pero en octubre del 2008 la crisis económica mundial se llevo por delante al país, que según las encuesta era uno de los más felices, metiéndolo en una bancarrota. Pero lo que apenas salió por las noticias fue la resistencia de sus ciudadanos contra aquellos que habían llevado al país a la ruina [igual que en España]. Y de esto último era por lo que había cogido este libro de la biblioteca, para que me contará como había sido esa lucha por meter en la cárcel a los culpables, y poder tener envidia de esos ciudadanos.

Sin embargo, el título me trajo un poco de desengaño. Sí es verdad que te cuentan un poco la crisis sufrida por los islandeses y su lucha, pero simplemente de forma superficial, a través de varias entrevistas, en la parte final del libro. Si atendemos a mi objetivo primario ha sido una decepción. Pero, por otro lado, el libro me ha encantado. Me ha encantado porque es un libro de viajes por Islandia, su historia (tanto reciente como antigua), sus costumbres, sus deseos para el futuro y la opinión de varios islandeses sobre la realidad de su país . Además el autor refleja en sus palabras el amor que profesa a este país y eso se traslada al lector cuando ha terminado de leer el libro. Entonces Islandia forma parte de ti.

El libro se divide en tres partes. La primera, Regreso a la isla secreta (2010), el autor retrata las posibles consecuencias de la crisis provocada por el volcán (una crisis que afecto casi nada en el propio país y una catástrofe a nivel europeo), y la vida cotidiana de los islandeses con los más de 200 volcanes que tienen. En epígrafes como “Una granja al pie del volcán”, “Una isla recién nacida”, en la que cuenta como Islandia desde 1963 tiene una isla más gracias a la erupción de un volcán; “Corazón volcánico” o “Turismo asustado”.

En la segunda parte, El país de los sueños (verano 2008), retrata lo que caracterizaba al país justo antes de la crisis: la defensa de la naturaleza y la lucha contra la creación de una central de aluminio a través de un concierto con los grandes artistas del país; el mundo de las sagas y su presencia constante en la vida de los islandeses; así como lo sorprendente -para un extranjero- que es ver que casi todo el mundo en Islandia se conoce, explicado por la escasa población y el aislamiento de la isla.

Finalmente en la tercera parte, La catástrofe (otoño del 2008 al verano del 2010), el autor hace una serie de entrevistas a personalidades de la isla que le cuentan su visión de lo que ha sucedido con la crisis financiera. Es la única parte en la que se centra en el tema que a mi me interesaba al principio.

Pero, como decía antes, me ha gustado muchísimo recorrer Islandia. Sus paisajes tan característicos: grandes extensiones volcánicas sin ningún árbol, sus grandiosos glaciares, que ocupan una tercera parte del país, valles verdes, cascadas, lagos, fiordos, “capillas de elfos” y volcanes, muchos volcanes. Contemplar el espíritu vikingo -siempre positivo: “la única manera de sobrevivir es siendo optimista”, “porque si eres pesimista no eres capaz de cambiar nada.”- que casi todos los islandeses aún poseen y que deben poseer para poder aguantar las penalidades climáticas -frio, nieve, terremotos, volcanes- que este rincón del mundo posee, y ahora encima la crisis. También me gustó poder contemplar hoy en día parte de la Islandia de las sagas, el gran y orgulloso tesoro del país. La «maravillosa luz islandesa, que lo cubría todo con un precioso velo de irrealidad» o conocer la reina del cielo invernal, la aurora boreal, “unas luces maravillosas que se mueven en el cielo y que hacen que cada día parezca Navidad”.

Por último, me encantó conocer la historia de Árni Magnússon (1663-1730) un archivero apasionado que reunió una gran colección de más de dos mil manuscritos de las sagas islandesas. Cuando no podía comprar manuscritos, Árni disponía de un equipo que los copiaba para su colección. Pero la desgracia se cebó con él y la casa donde guardaba esos valiosos manuscritos se quemó durante el Gran Incendio de Copenhague en el 1728. Aunque el archivero logró salvar una mayor parte, tras el incendio, Árni sufrió una gran depresión y falleció dos años después.

En fin, un libro esplendido que nos hace viajar sin movernos del sofá.

Saludos🙂