Tags

, , , , , , , , , , , , , , , ,

GIBSON, Ian, ‹‹Caballo azul de mi locura››, Lorca y el mundo gay, ed. Planeta, Madrid, 2009 (463 págs.)

Portada de la editorial Planeta.

El 18 de agosto moría fusilado el poeta y dramaturgo Federico García Lorca. Ni siquiera su fama literaria en España consiguió salvarle del martirio que padeció antes de su final. Y entre una de las causas principales en que se basaron sus verdugos para asesinarle, estaba su condición de homosexual.

Durante muchos años, la homosexualidad de Lorca fue un secreto a voces que muchos amigos, familiares y estudiosos quisieron ocultar o, por lo menos, difuminar. La grandeza de Lorca, pensaban algunos, no podía verse manchada. Alguien tan grande no podía ser “un maricón”. La misma familia del poeta negó repetidas veces que el insigne poeta fuese homosexual. Sin embargo, la evolución de la sociedad “democrática” que nació tras los oscuros años del franquismo y las nuevas políticas sociales elaboradas en favor de la comunidad de homosexuales han ayudado, en este sentido, a abrir el camino para contemplar a Lorca en su totalidad.

Esto es precisamente lo que el hispanista Ian Gibson (Dublín, 1939) reclama en su libro ‹‹Caballo azul de mi locura››, Lorca y el mundo gay (Planeta, 2009). Tras haber estudiado con suma dedicación la vida y evolución del poeta andaluz, Gibson se decidió a escribir un libro que diese prioridad al aspecto más íntimo y secreto de García Lorca. El secreto a voces que le acompañó durante toda su vida y que, pese a lo que muchos puedan decir, le hizo ser como era. La homosexualidad de Lorca formaba parte íntegra de su personalidad, de su sensibilidad y de su relación con los demás. Por lo tanto, el Lorca poeta y dramaturgo era, al mismo tiempo, el Lorca gay.

En sus páginas, Gibson nos muestra una doble realidad. A un lado, traza con maestría y gran tolerancia la evolución del colectivo homosexual en la España de principios del siglo XX y durante la II República. Al mismo tiempo, disecciona un perfil biográfico de García Lorca, dando una enorme importancia a sus aspectos más íntimos. Sus sufrimientos adolescentes en el colegio, su frustración al enfrentarse a los placeres sexuales, sus contradicciones personales, sus períodos depresivos, su alegría contagiable, su fascinación, son características propias del Lorca que ha pasado a la historia, y que aparecen en estas páginas.

De igual modo, sus amores, tan sepultados en el olvido, resurgen con fuerza. Mal que pese, Lorca conoció el amor en distintos momentos de su vida. Uno de los episodios más famosos fue el que vivió con el pintor Dalí. Con la pasión desbordante también vinieron sus dramáticos desamores, acompañados de épocas de depresión y dolor. Al mismo tiempo, son analizados sus viajes a Nueva York y Cuba le ayudaron a conocer otras sociedades, a conocerse a sí mismo y comenzar a aceptar su propia naturaleza.

En definitiva, se trata de un libro realmente apasionante y repleto de emociones. Gibson consigue introducirnos en la piel del poeta y acercarnos a él, como nunca antes se había conseguido. Se trata, pues, de una obra maestra no sólo del género biográfico, sino también una contribución indispensable en el campo de la historia de la homosexualidad en la España del siglo XX.

Autor texto: Alexeon

Si alguien se lo ha leído y quiere comentarlo….

Saludos🙂