Tags

, , , , , , , , , , , ,

ImagenNo se puede entender las razones del por qué sin tener en cuenta el contexto en el que surgió este movimiento literario.

Portada de la edición de Valdemar, una de las mejores editoriales hoy en día sobre literatura gótica y de terror.

La literatura gótica surgió en el último cuarto del siglo XVIII, aunque se desarrolló en muchos países europeos (Italia, España, Alemania, Francia, etc.) sería en Inglaterra donde surgió y donde mayor popularidad tuvo, tanto de público como de producciones. Se tiene por obra inicial del género la publicada en el año 1764 por Horace Walpole, El castillo de Otranto.

Lingüísticamente hablando, o literalmente, la palabra “gótico” hace referencia a una de las tribus germánicas que invadieron el Imperio Romano y que más tarde se constituyeron en el reino Visigodo en la Península Ibérica. Y no tiene nada que ver con la ambientación histórica de la trama en época goda, puesto que Walpole, el primero en vincular este término al género literario que acababa de crear, ubicó la trama de sus personajes en la Italia de la Alta Edad Media (siglos XIV-XV); y sin embargo era consciente de su significado:

Por un lado lo gótico, es decir, los godos o barbaros, era la antítesis de lo romano o clásico, lo civilizado. Por otro lado, durante el Renacimiento la palabra significaba “carente de“, es decir que algo no tenía características renacentistas. Además se suma el hecho de que los godos fueron un pueblo carente de historia escrita, lo que les hacía tener un aura de misterio en torno a ellos, elemento esencial dentro de las novelas góticas. Otro elemento de la definición del termino lo encontramos en el hecho de que los godos nunca pisaron las islas Británicas y en la Alta Edad Media el término “goth” era sinónimo genérico para hacer referencia a los pueblos germánicos, entre ellos los anglosajones, que sí se asentaron en las islas, por tanto antecesores de los ingleses. Y por ende, “lo gótico” se consideraba dentro de la cultura anglosajona, albergadora del género, como “lo nativo” frente a la cultura traída por Guillermo el Conquistador desde Normandía (Francia) en 1066.

Algunas obras que en un principio llevaron la etiqueta de “góticas” en el subtítulo, como fueron The Old English Baron (1777-8) de Clara Reeve o Edwy and Edilda (1783) de Sedwick Whalley, lo hicieron simplemente porque sus tramas estaban situadas en un contexto medieval (una de las características de la literatura gótica). Sin embargo, Walpole no era consciente de haber creado un género literario, simplemente le puso una etiqueta a una obra experimental, una obra única, un término que no fue adoptado por autores posteriores. Sería ya en el siglo XX cuando se adoptase el término finalmente como hoy lo utilizamos.

Saludos🙂